La variedad de formalizaciones que se pueden ver en esta web es el resultado de la exploración sobre las fronteras de las artes visuales y la progresiva desmaterialización de mis prácticas artísticas. En ellas busco la creación de situaciones donde los usuarios accedan a una “realidad” codificada (como cualquier otra) y en la que cada persona, desde sus propias subjetividades, sean quienes reflexionen o imaginen sus posibles lecturas. Considero que todo acto comunicacional requiere de un relato para activarse. En este sentido sostengo que la particularidad de las narraciones artísticas, curatoriales o intelectuales, escapan de la lógica pragmática o productiva, propia del sistema económico occidental, y se adentrarse en la contingencia de la imaginación como herramienta para construir nuevas imágenes del mundo.

 

En mi tesis doctoral El paradigma de d(13) a partir de la voz de Enrique Vila-Matas (2012/2017) recogía un análisis de dOCUMENTA (13) como caso de estudio a través de tres enfoques: comisarias, artistas y un “espectador emancipado”. A través de estas perspectiva, abordaba temas como el comisariado de arte en el arte contemporáneo, el efecto de los nuevos materialismos en las prácticas artísticas actuales, y la figura abstracta del “espectador” en el campo del arte. Esta investigación determinó el punto de inflexión en mi creación como artista y ha servido para posicionarme en el delicado estatuto de artista/comisario.

 

Si bien es cierto que en muchas ocasiones los formatos que utilizo son reconocidos como ejercicios curatoriales, mi metodología y temas de interés son propios de las artes visuales. En mis trabajos busco construir contextos, tejer lazos entre distintos agentes (humanos o no humanos como diría Latour), provocar estados de pensamiento, e incidir en la concepción de las múltiples realidades que conviven. Estas características coinciden con los modos de hacer en el comisariado de arte contemporáneo, por este motivo acepto las consecuencias de transitar el límite entre arte y comisariado.